viernes, 2 de marzo de 2012

Los tenía por aquí guardados


Parece que ahora sí, llega el otoño, por fín. Y yo que los tenía por aquí, esperando su llegada, aprovecho la ocasión para echarlos a volar al amparo de esta nocturna brisa otoñal.

Haikus.
Nace en otoño.

lanca como la nieve

flor del madroño.

ººº

Tarde encarnada
colorea en el cielo
nube calmada.

ººº

Lluvia fecunda
caudal de alegría
en la tierra mía.

ººº

Desangelado
el que todo destroza
viento irritado.

ººº

Alma dormida
protegida silente
de la agonía.

ººº

Luna huidiza
de la noche más fría
se hace nodriza.

ººº

Noche baldía
como gata en celo
aguarda el día.

Al-Andalus

17 Oct 2011 01:27


http://foro-libre-ya.creatuforo.es/foro-libre-libre-f1/los-tena-por-aqu-guardados-t250.html

3 comentarios:

Anónimo dijo...

El haikai o haiku tradicional consta de 17 moras (unidad lingüística de menor rango que la sílaba) dispuestas en tres versos de 5, 7 y 5 moras, SIN RIMA. [1] Suele contener tanto una palabra clave denominada kigo (季語, 'kigo'?), que indica la estación del año a la que se refiere, como una cesura o pausa verbal, conocida como kire, que separa a un haiku en dos imágenes contrastantes.

Tradicionalmente el haiku, así como otras composiciones poéticas, buscaba describir los fenómenos naturales, el cambio de las estaciones, o la vida cotidiana de la gente. Muy influido por la filosofía y la estética del zen, su estilo se caracteriza por la naturalidad, la sencillez (no el simplismo), la sutileza, la austeridad, la aparente asimetría que sugiere la libertad y con ésta la eternidad.

Bonifacio dijo...

Brotes en el otoño... tan fresco como la cara de una mujer enamorada.

Masajo Suzuk

Son muy bonitos los haikus que tenías guardados, como el otoño!

Un beso

Shakira

Bonifacio dijo...

Licencias de Otoño

Soñar y ser soñado
hermosamente
frecuentemente
incansablemente.

Buscar y ser buscado
atentamente
cautelosamente
diariamente.

Hallar y ser hallado
ingenuamente
celosamente
probablemente.

Amar y ser amado
humildemente
sencillamente
holgadamente
son las licencias de otoño

Besar y ser besado
ansiosamente
notablemente
furiosamente.

Tocar y ser tocado
ardientemente
salvajemente
constantemente.

Ganar y ser ganado
abruptamente
abiertamente
confiadamente.

Salvar y ser salvado
urgentemente
valientemente
eternamente
son las licencias de otoño.

Amaury Pérez

Shakira