jueves, 18 de octubre de 2012

...

¿No es felicidad sentir esa serena satisfacción cuando miramos un bello paisaje, para volver a retomar una lectura que nos atrapa? Felicidad de los momentos simples, un punto de equilibrio al que sólo se accede en la tranquilidad y placidez.

Lo importante está dentro, en eso que nos mueve y al mismo tiempo nos detiene, conjunción que aparta nuestra vista del libro, la pasea en los alrededores, nos hace percibir su magnificencia y busca dentro para encontrarse con recuerdos que nos devuelven la profundidad de lo vivido.

Allí está el sentido de lo trascendente, en la mirada que nunca es igual a otra, y tampoco es igual a la nuestra del ayer, en que conocíamos un poco menos. Lo insondable nos acerca al misterio de lo conocido.

La cuántica no admite penas, muchas veces lo he pensado en momentos de tristeza. Y si aparece alguna, irreconciliable con la belleza, déjela volar. Quizá en su regreso le devuelva una alegría.

Un saludo.

D


15:38

Viernes

07/05/2010

http://foros.ya.com/arte_y_cultura/general/libree-libre-74897/ocurrencia-del-dia-18044134.html