jueves, 19 de enero de 2012

Detalles


Parece que algunas cosas no son importantes, y no es así. Un detalle puede cambiar un día, y no un gran detalle, sino un detalle casi insignificante.

Es como si la vida tuviera hambre de varias cosas, y entres ellas, están los detalles. Estos son señales de que no somos indiferentes del todo al resto. Es triste vivir en un lugar deshumanizado, donde cada uno va a su bola, y no tiene tiempo para reparar en nadie.

No es que uno se crea más importante porque alguien tenga una delicadeza con el, sino que los detalles son como caricias, y caricias necesitamos todos, incluso los que van de duros.

Creo que todo lo que no se alimente muere, hasta el ánimo.

Sakkarah

18:18
Martes
27/04/2010