miércoles, 11 de enero de 2012

...

La infancia, los sueños de la infancia son sueños tan lejanos en el tiempo que difícilmente se pueden representar...


Quisiera haber tenido infancia para recordar los sueños... Quisiera haber sido niño que hubiera presenciado escenas... Pero no tuve infancia y por consiguiente no he tenido sueños. Mis sueños, más que sueños son... pesadillas.


Aunque no lo creas, yo estoy viviendo mi infancia particular de unos años a esta parte. Me impresiona vivamente contemplar a un niño jugando ajeno al mundo de los mayores, aislado absolutamente de todo aquello que no sea su mundo... Y es que, los niños no son de este mundo, realmente son y viven en Bavia.


Posiblemente, ésa sea una de las razones por las que me embarqué en la aventura de una prole más que numerosa en busca del cariño que no tuve, por mi carencia de infancia, de una infancia frustrada...


Dios, el Creador de todos los seres ha sido generoso conmigo y ha multiplicado mis afectos y los afectos de quienes me conocen.


!Por fin! estoy viviendo mi infancia.


E y N


15:42
Sábado
24/04/2010

6 comentarios:

Bonifacio dijo...

15:48
Sábado
24/04/2010

Nunca es tarde, E y N...

Bonifacio dijo...

Hola, E y N, siempre he pensado que el que vale, vale, por mucha infancia desafortunada que haya tenido.

Dios te ha dotado de una naturaleza que es la que es, y eso tiene sus efectos en la vida.

Me alegro de saber que hoy en dia eres el patriarca de una gran familia.

Y sí, si no tuviste infancia, como te dicen por ahi, nunca es tarde para disfrutar de la ingenuidad, la receptividad y la ternura de los demás.

¡ Enhorabuena !



Carlos

Bonifacio dijo...

Cuando la vida nos ofrece una segunda oportunidad generalmente es porque nos la hemos currado. Estoy segura de que estás recibiendo no sólo el cariño que no tuviste sino todo el que mereces. Enhorabuena por ese premio merecido y aprovecha tu infancia.
Los niños, lo más bonito de la vida. ¡Ahí es nada!

E y N, me gustan tus mensajes.

laO

Kasioles dijo...

Acabo de entrar en tu casa y me encuentro con una entrada en la que dices no tener recuerdos de infancia, lo lamento, yo si los tengo, y precisamente por ellos, por el cariño vivido y por todo lo que mis padres me han dado, hoy, al no tenerlos, mis recuerdos me persiguen y me llenan de sufrimiento.
Piensa en el lado positivo, te has ahorrado un sufrimiento.
Vive ese presente lindo, que la vida te ha ofrecido, disfruta de ese cariño y con ellos, con tus hijos, revive lo que no has vivido, es una gran suerte el poder hacerlo.
Agradezco tu visita a mi blog.
Te dejo abrazos y cariños para toda esa familia numerosa.
Kasioles

E y N dijo...

Gracias, amigos. Gracias a todos, porque vuestras palabras colman mi felicidad.

Un abrazo,

Anónimo dijo...

De todos los caminos posibles para alguien sin infancia, sin ninguna duda has llegado al mejor, pues de tus palabras se desprende un balance positivo de tu vida, cosa que no todos los seres humanos logran. Enhorabuena, caballero.