viernes, 10 de agosto de 2012

...


No sé si los cambios sociales nos llegan humanamente a cambiar, pero desde luego que nos influencian a la hora de dirigirnos hacia donde queremos ir

¿Guerra?, nadie quiere guerra, con la guerra topas sin nadie te haya consultado. A nadie le gusta sufrir, pero si sufro quiero saber de que padezco y con derecho a tomar partido. Ninguna revolución nos ha llevado a la panacea, pero en la mayoría de revoluciones, hemos de admitir que a pesar de los pesares se han dado grandes pasos adelante en lo que representa a conquistas sociales, aunque después haya habido quien haya intentado administrar y manipular, e incluso apoderarse de estas conquistas sociales en beneficio propio. ¿Quién puede negar que la toma de la Bastilla supuso una transformación trascendental de relaciones sociales a todos niveles?

Lo que hemos de intentar evitar en la próxima toma de la Bastilla, es que sea con el mínimo sufrimiento, lo menos traumático posible social y humanamente. Y ya sabemos que eso del sufrimiento está muy mal repartido, tengo la esperanza de que eso va también a cambiar.

Jaume

22:18

Jueves

06/05/2010