domingo, 5 de agosto de 2012

...


En la mentalidad y pensamiento de un padre y madre español cualquiera, en general, no es apetecible tener un hijo homosexual, ni que una hija venga con un negro a casa. Esto, visceralmente de entrada es así. En el pensamiento de un padre respecto de su hija no proyecta a su hija lesbiaba acostándose con una negra. Los padres proyectan otras historias para sus hijos/as.

Es claro, por mucho que digan las leyes o la racionalidad, que el sentimiento hacia el negro y la homosexualidad no está al mismo nivel que una proyección de normalidad paterna/materna . Incluir al catalán en el campo de aquello que no es en principio deseable y, además, en un medio de comunicación de masas es potenciar valores inadecuados para la convivencia, no sólo porque incide en la valoración peyorativa del negro y del homosexual, sino porque iguala en tal sentimiento peyorativo y marginal al catalán.

No es cuestión de insulto u ofensa, que la habrá provocado con toda seguridad en más de una persona. Es cuestión de que los medios de comunicación de masas carecen de todo tipo de responsabilidad social y tratan al medio como un solar familiar en el que cada noticia se transforma en chiste para disfrute y despliegue de profesionalidad periodística y ética propia de la mediocridad y la ignorancia. Y eso trasmiten al vulgo: mediocridad e ignorancia como valores en curso y dignos de aplauso y consideración.

Trancos62
20 Oct 2011 11:33