miércoles, 21 de marzo de 2012

...


Es verdad que tenemos y tendremos siempre, por los siglos de los siglos, unos medios informativos que bailan al son que les marcan sus amos. No es menos cierto que existe determinada prensa interesada en quemar fuegos artificiales y distraer a la audiencia con escenas gilipollas y absurdas del corazón o del hígado. Es cierto que al estilo de los mejores tiempos de la dictadura se edulcora el café a la gente con escenitas de goles repetidos hasta la saciedad y con bodas de seres esperpénticos, pero que reparten muchos dividendos tanto a quienes manejan los hilos de las marionetas como a quienes les faciliten que así lo hagan.

Pero no todo es tan trigo limpio como nos lo quieren presentar algunos.

Hay una realidad evidente que nadie puede negar. Estamos viviendo la era de la información que para bien o para mal, informa. Y fruto de esa información es que tu y yo podemos decir aquello que nos parece. Y además, podemos sintonizar y conectar con quienes nos dé la real gana. Y además, podemos no sintonizar o simplemente ignorar aquellos otros medios que nos importen un rábano. Y otro además, dentro de este magma informativo o desinformativo hay algunos que dicen la verdad, la verdad a medias o mienten como bellacos.

Supongo que habrás visto muchos informativos de una y otra tendencia. Y entre todas las tendencias habrás visto como al amparo de unas marchas de seres comprensivamente indignados, se han posicionado otros sujetos [no puede llamárseles de otro modo] que todo lo arrasan. Estaban organizados con estructuras cuasi militares y arremetían contra todo sembrando a su paso el caos y la destrucción generalizados.

A mi me gustaría saber de qué lado estarían algunos, si la suerte les hubiese colocado con un pequeño negocio con que ganarse la vida y el sustento de la familia, y éstos fueran arrasados o imposibilitados de continuar por el obstrucionismo de unos impresentables. No vale decir que como yo no tengo nada que perder, que le den por el riau riau al resto. Así no se arregla absolutamente nada, porque quienes llevan las riendas del poder terminarán por ejercerlo con más contundencia si cabe. Y no hay vuelta de hoja. Aunque se vayan unos volverán otros. Y entre ellos podemos ser tú, yo o el vecino de enfrente.

En Roma se ha empleado violencia extrema por parte de los de siempre: los anti sistema. Que eso sí, viajan en buenos trenes, aviones y coches para llegar a joder la marrana bajo consignas muy elaboradas. El movimiento, no anti sistema, sino de indignación está muy bien que se escenifique. Pero está mucho mejor que se organice y tenga continuidad a través de programas de actuación civilizada. - Es necesario obligar a los políticos a cambiar las cosas para que mejoren de verdad, no para destruir lo poco que queda. Y tampoco, para vivir del sistema-anti-sistema. como hacen algunos.

Quien más quién menos tenemos hijos, familia y amigos trabajando y hasta en el paro. Pero por la vía de la destrucción y del caos no conseguiremos mejorar sus condiciones de vida.

E y N

18 Oct 2011 10:18

http://foro-libre-ya.creatuforo.es/foro-libre-libre-f1/gooooooooooool--t264.html