viernes, 10 de febrero de 2012

...


Hay que acostumbrarse a desconfiar de cualquier compañía que te requiera el consentimiento para aceptar una oferta que te presentan como beneficiosa.

Si te tienen que dar algo, que te lo den. No necesitan nada más. Después puedes devolverlo, tirarlo a la basura u olvidarlo si no te interesa. Ese será nuesto problema; el de ellos el darnos lo que nos quieran dar. Punto.

Si te tienen que dar algo en condiciones, lo más seguro que no te beneficia. Si te dan algo y hay que pagar, aunque sea muy poco, tampoco, pero si no te dan opción a rechazarlo fácilmente, desconfía totalmente.

Hoy el consumo no es libre. Primero te crean necesidad y adicción, simpáticamente se hacen con tu cuenta bancaria que intercambias con algún regalo con mucho celofán y después te facilitan el punto de consumo para que lo hagas habitualmente con asiduidad. Y ya estás atrapado.

Hoy en día, todo el mundo cambia mucho de compañía aceptando ofertas gancho que en realidad ocultan anzuelos. Cada una se especializa en un gancho interesante para un tipo de cliente, pero que viene a ser similar al de cualquier otro.

Cada uno debe estudiar lo que más se le adapte a lo que necesite y el "por poco más", le sobra, que es lo que a ellos (las compañías) les hace falta. Si no, porque nos persiguen tanto con ofertas?

Por cierto, que les parece que el detalle de las facturas estén en conocimiento de los empleados del banco? En los sitios que te conocen puede llegar a ser un verdadero cotilleo.

Invitaho


14 Oct 2011 17:23

http://foro-libre-ya.creatuforo.es/foro-libre-libre-f1/telefnicayoy-los-dems-t216.html