jueves, 23 de febrero de 2012

El baile de máscaras


Agradezco los mensajes de bienvenida. Es bonito encontrar gente amable, cada vez estoy menos acostumbrado en el mundo virtual. Al menos en el mundo pisable no me cargo un monitor cada vez que me defiendo de un cabronazo... la policía me toma declaración y los jueces me juzgan. Cuesta menos asumirlo.

El título de este mensaje es una petición: que asumáis un supuesto, que aceptéis un ejemplo como forma de transmitir una idea, lo que tanto se utilizaba en la forma de parábolas y alegorías para explicar el más allá. Yo sólo pretendo explicar un más acá, mi más acá, aquí y ahora.

Odiolanieve era una excelente esquiadora y logró ahorrar lo suficiente, gracias a tres años sin vacaciones, para irse una semana a los Alpes con su renuente marido y su conflictiva hija adolescente. Fue una auténtica mala pata que el segundo día y sin salirse de pistas se le cruzara aquel tipo en trineo y le produjera una fractura explosiva en el fémur izquierdo. Estaba tan fragmentado que llevó clavos-guía externos durante dos meses e implantes óseos durante siete más. Pero es mujer de excelentes osteoclastos y mejores osteocitos. Se lo debe a sus magníficos osteoblastos.

Sorteando el dolor, las previsibles secuelas físicas, los reproches a posteriori de una familia nada predispuesta, los años sin vacaciones y una empresa que aprovechando la crisis le lanzaba indirectas por su primera pero larga baja, en plena postración, encontróse un foro para desahogarse y distraerse. No quería belenestebanizarse con excesiva televisión.

Odiolanieve encontró mucho amarillismo en Internet, al fin y al cabo es un reflejo, pero al mismo tiempo que se curtía virtualmente aprendió a no renunciar a decir lo que le apetecía y a leer lo que le daba la gana. Una aspiración totalmente legítima. Era una bonita distracción, o eso pensaba ella? hasta que SameOldScene entró en escena.

El invitado 1 se llamaba Anselmo y participaba en foros desde hacía cuatro años. Anselmo vendía seguros y no le gustaba, y tampoco le iba demasiado bien con la crisis. Las comisiones habían bajado mucho y la estupidez de su mediocre jefe convertía el ambiente en irrespirable. Últimamente escribía en los foros para dar rienda suelta a su vena poética, una de las mayores pasiones de su vida, aunque no lo sabía ni su mujer. Mujer dulce pero que muchas veces conseguía que se sintiera un fracasado, sólo porque no era un triunfador económico. Ella trabajaba pero tenía la concepción machista de que el hombre debe aportar y ganar más en lo dinerario, aunque no tuvieran hijos. Él la definía como una moderna anticuada y echaba mano de sus poemas y de la lectura de otros participantes en foros para relajarse un poco en un mundo interior-compartido, virtual y anónimo... hasta que SameOldScene entro en escena.

Sakkarah participaba en foros desde hacía años. Le gustaba conocer lo que hay detrás de los impersonales nicks y de los anónimos invitados, pero sobre todo le gustaba proyectarse en sus escritos con lo que pensaba, lo que sentía o lo que intuía. Y era amable en sus mensajes, cálida en sus respuestas y suave en su voz. No era importante los nicks que hubiera utilizado, ni los motivos por los que participaba en los foros. No era importante que algunos supusieran había escrito lo que no había escrito, ni que algunos imaginaran un espíritu intrigante. Sólo era una persona mejor que la mayoría, administrada, como todos, por su situación personal. Sak llenaba de muelles escritos y amables contestaciones los foros... hasta que SameOldScene entró en escena.

(continuará)

Saludos,
Same

04:12

Lunes

03/05/2010

http://foros.ya.com/arte_y_cultura/general/libree-libre-74897/el-baile-de-mascaras-18036424.html



4 comentarios:

Mª Pilar dijo...

Pues me has dejado intrigadísima, espero que continues.

ploa

Bonifacio dijo...

invitado12:40
Lunes
03/05/2010
Asunto:Re: El baile de máscarasHay muchas actitudes ante la vida y en la virtualidad ¿Cuál es la tuya?

Bonifacio dijo...

Un aria especialmente hermosa de la ópera "Un baile de máscaras" de Verdi: Morro, ma prima in grazia.
Saludos y bienvenido. Yo también acabo de llegar.

Yolanda

Bonifacio dijo...

Old me has dejado sorprendida, jaja casi a cuadros.

Está muy bien el relato. Pero no me rompas el femur, que este tipo de roturas a mi lonjeva edad al cabo de un año puede producir la muerte. Ahora ya sabes por que odio la nieve, caidas, roturas, etc.

Ah!! el marido a ser posible búscamelo naviero y que tenga una isla griega, estoy algo harta de la nieve y de vivir en un iglú

Lo de mi hija adolescente también ha estado bien, aunque seguramente querías decir mi nieta, hija de mi cuarto hijo varón.

Te mando un beso.

Odiolanieve