viernes, 20 de enero de 2012

Tú no lo sabes


Tus ojos. Esos ojos dueños de mi existencia donde amanezco desnuda y callada como la seda mientras mi piel aguarda. Ojos suspendidos en la humedad de mis labios respirando conmigo como si fuéramos uno y, donde sonríen hasta las sombras más compungidas viendo que son capaces en un segundo de cambiar lo oscuro por el resplandor más suntuoso. Tú no lo sabes, pero son ellos despertando los que le roban al cielo la infatigable luminosidad que exhibe dispuesta a quererte más que yo si cabe, aunque, no me oye cuando le digo que eso es imposible.

Ojos claros, de visos azules anegados de grises, igual que el chispear de la lluvia en la incandescencia de tu cuerpo mientras juega a ser mujer al abrigo de mis celos. Ojos que enmudecen los míos nada más que te miro; porque me besas si lo hago, porque me entrego yo si te acercas a un palmo de donde respiro.

Dziban

11 Oct 2011 19:49

6 comentarios:

Bonifacio dijo...

Se respira belleza y armonía en tus letras. Son sinuosas, sensuales...

Un beso.

Sakkarah

Bonifacio dijo...

Ventanas abiertas a los sentimientos, capaces de devolvernos el reflejo de una pasión tras los visillos de una mirada profunda. Ojos claros, ojos verdes, ojos negros, ojos grises irisados de azul etéreo que transmiten dulzura y recogen respuestas sin palabras, pero plenas de expresión. Ojos serenos, cualquiera sea su color, que nos sumergen en mares dulzura y nos transportan a paraísos nunca soñados...

Mixambar

Bonifacio dijo...

Es muy evocador tu escrito y muy agradable de leer, me ha gustado mucho y me ha recordado este otro que te dejo aqui.


Poema Hay Ojos Que Miran, Hay Ojos Que Sueñan... de Miguel de Unamuno

Hay ojos que miran, -hay ojos que sueñan,
hay ojos que llaman, -hay ojos que esperan,
hay ojos que ríen -risa placentera,
hay ojos que lloran -con llanto de pena,
unos hacia adentro -otros hacia fuera.
Son como las flores -que cría la tierra.
Mas tus ojos verdes, -mi eterna Teresa,
los que están haciendo -tu mano de hierba,
me miran, me sueñan, -me llaman, me esperan,
me ríen rientes -risa placentera,
me lloran llorosos -con llanto de pena,
desde tierra adentro, -desde tierra afuera.
En tus ojos nazco, -tus ojos me crean,
vivo yo en tus ojos -el sol de mi esfera,
en tus ojos muero, -mi casa y vereda,
tus ojos mi tumba, -tus ojos mi tierra.




Muy feliz tarde

Deja-vu

Bonifacio dijo...

Gracias por respirar belleza. Esa opinión es una de las cosas más bonitas que se le pueden decir a quien, a veces, no es consciente de que escribe.


Gracias Sak por la amabilidad que derrochas siempre. Un abrazo.

Dziban

Bonifacio dijo...

¡Caray! no sé decirle más que, muchas gracias. Para mí si que existen los mares de dulzura. Sí, que unos ojos hablan sin palabras, y hasta dan, multiplican, acercan, besan, abrazan, te desafían y detienen.

De nuevo, gracias. Un abrazo.

Dziban

Bonifacio dijo...

Bonitas las dos. Unamuno sin comentarios. La imagen... eso, también sin comentarios. Pedazo de ojos, madre.


Muchas gracias, el detalle ha sido completo, doble mejor dicho.


Que sea feliz la noche para ti y para todos.

Dziban