domingo, 15 de enero de 2012

...

Verlaine y Rimbaud, los "simbolistas", los "poetas malditos" de la segunda mitad del siglo XIX transformados en amantes malditos en una época en la que la palabra "homosexualidad" estaba prácticamente proscrita. Verlaine, un hombre adulto, casado. Rimbaud, un adolescente.


Se cuenta que, en 1875, en un diario apareció escrito con ironía: "Es frecuente ver a Verlaine cenando con la señorita Rimbaut", ante lo cual Rimbaud comentó que no le había molestado la frase, pero sí le disgustaba mucho que escribieran su apellido con "t" y en vez de "d".


Yo que soy muy Borgeana descubrí a Verlaine a través de Borges. Y no puedo resistirme a dejar en este mensaje la dedicatoria que Borges escribió en sus Obras completas para su madre, Leonor Acevedo de Borges. Dice así:


"Quiero dejar escrita una confesión, que a un tiempo será íntima y general, ya que las cosas que le ocurren a un hombre les ocurren a todos. Estoy hablando de algo ya remoto y perdido, los días de mi santo, los más antiguos. Yo recibía regalos y yo pensaba que no era más que un chico y que no había hecho nada, absolutamente nada, para merecerlos. Por supuesto, nunca lo dije; la niñez es tímida. Desde entonces me has dado tantas cosas y son tantos los años y los recuerdos. Padre, Norah, los abuelos, tu memoria y en ella la memoria de los mayores -los patios, los esclavos, el aguatero, la carga de los húsares del Perú y el oprobio de Rosas-, tu prisión valerosa, cuando tantos hombres callábamos, las mañanas del Paso del Molino, de Ginebra y de Austin, las compartidas claridades y sombras, tu fresca ancianidad, tu amor a Dickens y a Eça de Queiroz, Madre, vos misma.


Aquí estamos hablando los dos, et tout le reste est littérature, como escribió, con excelente literatura, Verlaine.
(Jorge Luis Borges)


"Tu fresca ancianidad... " qué hermosísimas palabras, ¿no?


laO


17:04
Lunes
26/04/2010

http://foros.ya.com/arte_y_cultura/general/libree-libre-74897/soneto-al-agujero-del-culo-18022905.html

8 comentarios:

Bonifacio dijo...

Se cuenta que, en 1875, en un diario apareció escrito con ironía: "Es frecuente ver a Verlaine cenando con la señorita Rimbaut", ante lo cual Rimbaud comentó que no le había molestado la frase, pero sí le disgustaba mucho que escribieran su apellido con "t" y en vez de "d".

Perdón, lo he repetido porque en lugar de comillas salieron signos de interrogación, posiblemente porque empleé el "copiar/pegar".

Gracias.

Invitado

Bonifacio dijo...

Es un regalo leerte. Gracias.

Invitado

Bonifacio dijo...

El regalo es compartir entre todos.
Muchas gracias, eres muy amable.

laO

Bonifacio dijo...

Como veo que te gusta Borges, te pongo una poesía de él que ya conocerás y que a mi me encanta, porque me parece muy profunda.


Un hombre trabajado por el tiempo,
un hombre que ni siquiera espera la muerte
(las pruebas de la muerte son estadísticas
y nadie hay que no corra el albur
de ser el primer inmortal),
un hombre que ha aprendido a agradecer
las modestas limosnas de los días:
el sueño, la rutina, el sabor del agua,
una no sospechada etimología,
un verso latino o sajón,
la memoria de una mujer que lo ha abandonado
hace ya tantos años
que hoy puede recordarla sin amargura,
un hombre que no ignora que el presente
ya es el porvenir y el olvido,
un hombre que ha sido desleal
y con el que fueron desleales,
puede sentir de pronto, al cruzar la calle,
una misteriosa felicidad
que no viene del lado de la esperanza
sino de una antigua inocencia,
de su propia raíz o de un dios disperso.

Sabe que no debe mirarla de cerca,
porque hay razones más terribles que tigres
que le demostrarán su obligación
de ser un desdichado,
pero humildemente recibe
esa felicidad, esa ráfaga.

Quizá en la muerte para siempre seremos,
cuando el polvo sea polvo,
esa indescifrable raíz,
de la cual para siempre crecerá,
ecuánime o atroz,
nuestro solitario cielo o infierno.

Borges

Sakkarah

Bonifacio dijo...

Muchas gracias, Sakkarah.

Se titula Alguien y pertenece a "El otro, el mismo", de 1964. Me ha gustado mucho, ya lo imaginarás.
Te dejo este otro, que seguro ya conoces.

LÍMITES

De estas calles que ahondan el poniente,
una habrá (no sé cuál))que he recorrido
ya por última vez, indiferente
y sin adivinarlo, sometido

a quién prefiera omnipotentes normas
y una secreta y rígida medida
a las sombras, los sueños y las formas
que destejen y tejen esta vida.

Si para todo hay término y hay tasa
y última vez y nunca más y olvido
¿quién nos dirá de quién, en esta casa,
sin saberlo, nos hemos despedido?

Tras el cristal ya gris la noche cesa
y del alto de libros que una trunca
sombra dilatada por la vaga mesa,
alguno habrá que no leeremos nunca.

Hay en el sur más de un portón gastado
con sus jarrones de mampostería
y tunas, que a mi paso está vedado
como si fuera una litografía.

Para siempre cerraste alguna puerta
y hay un espejo que se aguarda en vano;
la encrucijada te parece abierta
y la vigila, cuadrifronte, Jano.

Hay, entre todas tus memorias, una
que se ha perdido irreparablemente;
no te verán bajar a aquella fuente
ni el blanco sol ni la amarilla luna.

No volverá tu voz a lo que el persa
dijo en su lengua de aves y de rosas,
cuando el ocaso, ante la luz dispersa,
quieras decir inolvidables cosas.

¿Y el incesante Ródano y el lago,
todo ese ayer sobre el cual hoy me inclino?
Tan perdido estará como Cartago
que con fuego y con sal borró el latino.

Creo en el alba oír un atareado
rumor de multitudes que se alejan;
son los que me han querido y olvidado;
espacio y tiempo y Borges ya me dejan.

(Jorge Luis Borges)


Y cómo no dejar también el otro. El otro "Límites", como se le conoce:

Límites

Hay una línea de Verlaine que no volveré a recordar.
Hay una calle próxima que está vedada a mis pasos,
hay un espejo que me ha visto por última vez,
hay una puerta que he cerrado hasta el fin del mundo.
Entre los libros de mi biblioteca (estoy viéndolos)
hay alguno que ya nunca abriré.
Este verano cumpliré cincuenta años;
La muerte me desgasta, incesante.

De Inscripciones, de JULIO PLATERO HAEDO
(Montevideo, 1923)



Jorge Luis Borges, El Hacedor. 1960



Ese "Estoy viéndolos", entre paréntesis... Por entonces Borges ya había iniciado un camino sin vuelta hacia la ceguera.

A mí me gusta más la versión corta, es sublime.

Dale una vuelta al Poema de los dones, te va a gustar. Te dejo un poquito para que te pique el gusanillo:

Nadie rebaje a lágrima o reproche
esta declaración de la maestría
de Dios, que con magnífica ironía
me dio a la vez los libros y la noche.

De esta ciudad de libros hizo dueños
a unos ojos sin luz, que sólo pueden
leer en las bibliotecas de los sueños ...
...

Cuando empiezo con Borges no sé cuándo acabar... Discúlpame.

Un beso.
laO

Bonifacio dijo...

omnipotentes normas
y una secreta y rígida medida
a las sombras, los sueños y las formas
que destejen y tejen esta vida.

Me gustan las cosas desprovistas de normas. Me gusta que sea la vida la que nos vaya marcando el rumbo de nuestros propios sueños.

Si para todo hay término y hay tasa
y última vez y nunca más y olvido

Qué pena que todo sea tasado y medido, que todo termine.

Para siempre cerraste alguna puerta
y hay un espejo que se aguarda en vano;

Es terrible cuando sabes que una puerta se ha cerrado para siempre


Hay, entre todas tus memorias, una
que se ha perdido irreparablemente;
no te verán bajar a aquella fuente
ni el blanco sol ni la amarilla luna.

Y triste es cuando la memoria ya no responde a lo que un día se amó tanto.

Creo en el alba oír un atareado
rumor de multitudes que se alejan;
son los que me han querido y olvidado;
espacio y tiempo y Borges ya me dejan.

Este final es imponente, que triste rumor, y que vacío...

laO, no me extraña que no quieras acabar... A mi me ha encantado leer estas poesías con tanta profundidad. Y las leeré más detenidamente. Un placer, muchas gracias.

Un beso.

Sakkarah

Bonifacio dijo...

Es terrible cuando sabes que una puerta se ha cerrado para siempre. Pero Borges juega con otro concepto en ese extraordinario poema. Precisamente con el no saber que cerraste una puerta para siempre, no saber que nunca te dará tiempo a volver. No saber que jamás "ibas a volver a..."

Un extraordinario mensaje, a mí también me apasiona Borges.

Invitado

Bonifacio dijo...

Sí, hay algo ya que no volveremos a hacer nunca. El tiempo, Borges totalmente Borges.
Extraordinario lo leído, es verdad. Un foro extraordinario.
Y eso que todo empezó por el agujero del culo... Enhorabuena a todos porque este post tan... ¿singular? ha dado lugar a estupendas respuestas.
A laO decirle que un placer leerte, chiquilla.